Simbología de los números | Amandor
Sígueme en Twitter

Simbología de los números

Para comprender las características y cualidades que simboliza cada número es necesario hacer una mirada inicial a las clasificación que se hace en numerología a cada uno de ellos. En esta clasificación ingresa cualquier número al ser reducido a un sólo dígito, pues es la cifra reducida la que nos indicará su vibración:

1. Los números de acuerdo al principio de la dualidad: 
  • Los números masculinos o yang son los números impares 1, 3, 5, 7, 9: son analíticos, racionales, agresivos, competitivos, independientes, orgullosos, seductores, combativos y fecundos; estos números gastan su energía de forma rápida y corresponden los elementos de fuego y aire. 
  • Los números femeninos o yin son los números pares 2, 4, 6, 8: son protectores, pacientes, sensibles, emotivos, preocupados por los demás, familiares, sociables, intuitivos, flexibles, pacíficos y cooperativos. A este grupo pertenecen los elementos de agua y tierra.
2. Los números de acuerdo al elemento:  

  • Los números de fuego: a este grupo pertenecen los números 1, 5 y 9; son líderes innatos, pioneros, idealistas, soñadores e impulsivos.
  • Los números de agua: a este grupo pertenecen los números 2 y 6; son sensibles, disponibles, dulces, misteriosos, emotivos y amorosos.
  • Los números de aire: a este grupo pertenecen los números 3 y 7; son dinámicos, analíticos y pensadores.
  • Los números de tierra: a este grupo pertenecen los números 4 y 8; son trabajadores, gestores, conservadores, organizadores y estructuradores.
3. Los números de acuerdo al lugar de la acción:

En realidad a cada uno de los elementos pertenecen dos números que trabajan en ámbitos diferentes; uno es exterior y otro es interior. Con una particular excepción en el elemento fuego al que pertenecen tres números, uno de los cuales trabaja en los dos ámbitos.

  • Números que se proyectan al exterior: son el 1, 3, 6, 8. El ámbito en el que se desenvuelven es más hacia el medio ambiente, el cuerpo y todo lo que les rodea; trabajan hacia los otros y lo otro; lo visible.
  • Números que se proyectan al interior: son el 2, 4, 7, 9. El ámbito del que se ocupan es el alma, el espíritu, las emociones, lo que no se ve.
  • Número que se proyecta tanto al exterior como al interior: es el 5. Trabaja tanto en el cuerpo, el medio ambiente y el entorno como en el alma y el espíritu. Explora tanto las facetas visibles como invisibles del ser humano y su entorno.
Hasta aquí la clasificación de cada uno de los números. Ahora veamos a cada uno de ellos desde su grafología y su significado; cabe destacar que iniciamos desde el cero, aunque ninguna reducción nos dé este número como producto:


0
Grafismo:
Vacío, círculo en expansión ilimitada de las vibraciones y de las energías, que progresan en el seno del espacio y del tiempo.
Palabras Clave:
Vacío, lo no manifestado, noción de infinito con un poder inmenso. El Todo y la Nada.
Arbol de la Vida:
Ain Soph Aor
Ain Soph
Ain
El Poder de la Nada:
Aunque no aparece en las reducciones, es un número que potencializa a los números que lo acompañan. Entre más ceros tenga un número, éste posee más fuerza. 1, 10, 100, 1000…

El cero es la representación del vacío, lo no manifestado, que existe antes de la creación del cosmos y la vida. Es el punto desde el cual se inicia el conteo del tiempo. Es el momento anterior a la concepción y el momento posterior a la muerte. Es lo invisible. Es lo infinito. Es la serpiente que atrapa su cola con la boca, viviendo de sí misma y rodeando todo lo existente.

Posee todo el potencial de ser llenado y el poder de expanción ilimitada de las vibraciones que lo acompañan.

1
Grafismo:
Linea vertical que representa el guión entre arriba y abajo, lo divino y lo material. Un hombre de pie.
Palabras Clave:
Unidad, Dios, padre, líder, pionero, sol, independencia, iniciativa, mental, rapidez, ego, conciente.
Clasificación:
Masculino, yang, exterior, fuego.
Figura:

               Arbol de la Vida:
Kether
(Corona, conciencia cósmica)
El Origen: 
Es la representación de Dios, de la unidad creadora y modelo del padre, es la fuente de vida original. Su verbo es “Hacer”. El 1 es el inicio que se encuentra en constante movimiento; es el punto de origen y el espíritu que puede encontrarse en todas las cosas sin cambiar los otros números (9/1=9; 5/1=5), ni las figuras de los objetos.

El 1 viene del infinito y es el símbolo de una potencia totalmente nueva, lo que lo hace ser por momentos ingenuo y bastante entusiasta. Es orgulloso, seguro de sí mismo, dominador, voluntarioso y siempre busca imponerse ante los demás. Es rápido en sus pensamientos y su objetivo, además de ser el líder o pionero en nuevos caminos, es defender y afirmar su ego y su identidad.

Para el 1 es frustrante no tener reconocimiento y, por ende, necesita siempre ganar, vencer y dominar. Está en una constante búsqueda de retos, en los que generalmente actúa solo sin importar la opinión de los otros y no presta mayor atención a su estado anímico.

Posee la impresión de saberlo todo y ser el mejor; le gusta ser escuchado mas no le interesa escuchar a los demás; es así que puede actuar de forma descontrolada, inflexible, egoísta y autoritaria. Le gusta hacer todo con rapidez, por lo que puede ser bastante impaciente e irritable.

Para el 1 es importante lanzarse y dejar huella en la vida de los demás. Siempre desea ser el punto de referencia, vive a nivel de su mente y considera el exterior como valioso.
Fortalezas:
Iniciativa, decisión, independencia.
Orientaciones:
Acción, autonomía, autoridad.

2
Grafismo:
El número fluctúa entre la curva y la recta, lo que indica la adaptabilidad y la flexibilidad mental que se apoya en una base sólida que devela su necesidad de seguridad.
Palabras Clave:
Dualidad, polaridad, complemento, luna, madre, afectividad, receptividad, emoción, escucha, sensibilidad, comunicación, corazón, diplomacia, simbiosis, fusión, movimiento, intuición, cooperación, pareja, dulzura, ternura, inconciente.
Clasificación:
Femenino, yin, interior, agua.
Figura:

            Arbol de la Vida:
Hochman
(Sabiduría revelada)
La Manifestación:
Es el modelo de madre, la luna; es el número del cual nacen todos los números pares. Sin la existencia del 2 no existiría el uno ya que éste necesita del dos para poder manifestarse. Es el signo del cambio, la polaridad y dualidad. Representa el movimiento del uno y, por ende, es represetado por una la línea que simboliza la trayectoria del uno desde un punto a otro punto; también simboliza la unión entre las polaridades por lo que es conocido como el número de la asociación y la cooperación.

El verbo del 2 es “Ser y sentir lentamente”. El 2 descubre su afectividad y sus sentimientos más profundos; acoge las semillas y les proporciona calor y protección para que germinen. El 2 es la maternidad y la feminidad que desea hacerse amar, rodearse de amor, llenarse de dulzura, de ternura y vivir en sus sentimientos.


Necesita comprender que ya no hace parte de su propia madre y que posee una identidad propia y diferente. Tiene un miedo profundo a ser solitario y su objetivo en la vida es lograr una fusión.

Su falta de seguridad lo hace necesitar siempre la aprobación de los otros. Vive en dualidad entre su propio ser, incluso de sí mismo por la falta de sentido de identidad, y los otros; puede llegar a tener sentimientos de inferioridad al no tener el reconocimiento de quienes le rodean y tiene la impresión de que sin los otros no es capaz de alcanzar los logros que se ha propuesto.

El dos con su fineza y delicadeza puede cambiar el rumbo de las cosas o las opiniones de los demás. Es colaborador. Su mundo es el de la imaginación, el de los sueños razón por la que posee un gran potencial artístico.
Fortalezas:
Acoger, aconsejar, escuchar.
Orientaciones:
Sensibilidad, dulzura, receptividad.

3
Grafismo:
Sus tres puntas están listas para hacer el intercambio con los demás. La punta superior corresponde a la cabeza (la comunicación verbal y mental). La punta del medio corresponde al corazón (la comunicación sentimental). Y la punta inferior representa la comunicación corporal y sexual.
Palabras Clave:
La Trinidad, el método científico (tesis, antítesis y síntesis), es el destino (nacimiento, vida, muerte), es el pasado, presente y futuro, es el espíritu, el alma y la materia; es la comunicación, apertura social, grupo/comunidad, hermanos y hermanas, amistad, imaginación, expresión, creatividad, creación artística, compartir, generosidad, alegría, disfrutar.
Clasificación:
Masculino, yang, exterior, aire.
Figura: 
 

            Arbol de la Vida:
Binah
(Inteligencia, entendimiento concreto)
La Expresión de la Creación:
Es la primera expresión de la creación. Nace del 1+2, de los cuales reúne todas las cualidades. Es la síntesis y la clave de todo tipo de vida. Representa la trascendencia de la dualidad.

Es sensible, sensual e imaginativo. Necesita las relaciones humanas sean éstas sus hermanos, hermanas, grupo familiar, social, comunidad, organización, etc., pues su verbo es “comunicar y disfrutar” con los demás.

Por ende, el reconocimiento de los demás le es indispensable y de ahí saca toda su fuerza que le estimula los dones creativos; sin embargo, si se siente desplazado se bloquea y esto lo conduce a un profundo sufrimiento. Por ello, para mantener la atención vive pendiente de su imagen y si este rasgo es muy obsesivo lo puede conducir a la superficialidad.

Necesita tanto de un público propio que puede pasar su vida actuando en diferentes roles sin vivir su propia identidad; tiene un profundo miedo de la soledad; es como el niño interior que todos llevamos.

Le gusta expresarse con palabras, sonidos, música e imágenes para ser escuchado; y le gusta confiar en quienes le rodean.
Fortalezas:
Optimismo, espontaneidad, sociabilidad.
Orientaciones:
Contactos humanos, expresión, originalidad.

4
Grafismo:
Su grafismo es un conjunto de segmentos rectilíneos y rígidos. Lleva su cruz en sus piernas, expresando los esfuerzos necesarios para trasmutar los obstáculos de la tierra y las pruebas concretas en el camino para avanzar hacia la luz.
Palabras Clave:
Estabilidad, estructura, límites, trabajo, raíces, encarnación, disciplina, responsabilidad, prudencia, lealtad, lentitud, seguridad, tiempo, el concretar, esqueleto, la lógica y la razón, la deducción y la clasificación, estaciones del año, los puntos cardinales, los elementos naturales.
Clasificación:
Femenino, yin, interior, tierra.
Figura: 
 

            Arbol de la Vida:
Hesed
(Misericordia, abundancia)
La Estabilidad entre Espíritu y Materia: 
La abundancia es la transformación de la creación por medio del trabajo y eso es precisamente lo que representa el 4. Es estable, sencillo, tranquilo, perfeccionista, ordenado, serio, disciplinado, responsable y meticuloso. Tiende a ser estático por su dificultad para moverse pero una vez a emprendido el camino nadie lo detiene. El riesgo que corre es vivir únicamente en función del trabajo.

Aunque es un número femenino, en su modo de actuar muestra un miedo a abandonarse, a relajarse y dejar fluir, lo que le dificulta amarse a sí mismo. Es tradicional y preferiría siempre estar cerca al seno materno. Le falta flexibilidad; prefiere la rutina, las leyes, las normas y los puntos de referencia claros.

En definitiva su verbo es “trabajar” y su seguridad está en lo material, razón por la que prefiere ahorrar toda su vida; si esta característica se acentúa puede convertirse en tacaño y esclavo del mundo material.

Representa a:
  • Los cuatro Evangelistas.
  • Los cuatro puntos cardinales.
  • Las cuatro estaciones.
  • Los cuatro elementos: fuego, agua, tierra y aire.
  • Los cuatro temperamentos: bilioso, linfático, sanguíneo y nervioso.
  • Los cuatro aspectos de la materia: vegetal, animal, mineral y gaseosa.
  • Las cuatro funciones: sensación, intuición, pensamiento lógico y sentimiento.
  • El marco de nuestras vidas: hábitat, trabajo, cuerpo y raíces familiares).
Fortalezas:
Organización, tenacidad, estabilidad.
Orientaciones:
Trabajo concreto, control, preocupación por el detalle.

5
Grafismo:
La línea recta en la cabeza define un nivel mental potente, un intelecto incisivo, gran capacidad de análisis. La curva inferior representa la necesidad de vivir también al nivel de los sentidos, en una búsqueda permanente de nuevas experiencias y nuevas aventuras. En el hombre de Leonardo Da Vinci, representación del 5, la cabeza está orientada hacia el cielo, marcando la apertura mental; con los brazos abiertos como símbolo de su deseo de libertad y expansión; y sus piernas enraizadas, lo que da como significado la necesidad de tener raíces. Es la búsqueda de la sincronización y la armonía entre los deseos de su cuerpo y de su mente, el hombre completo. Con la estrella de 5 puntas también se representa a los 4 elementos dominados por la mente. Corresponde al hombre de pie entre el macrocosmos y el microcosmos, actuando como conexión entre el Cielo y la Tierra , lo divino y lo material.
Palabras Clave:
Libertad, energía, hombre, riesgo, desafío, búsqueda mental, apertura, curiosidad, independencia, viajes, movimiento, nómada, rapidez, impaciencia, adaptación, idiomas, hijo pródigo. Es el resultado de la suma de 2+3 ó 1+4
Clasificación:
Masculino, yang, fuego. Es el eje de los números del 1 al 9 por lo que trabaja tanto en el interior como en el exterior.
Figura:
            Arbol de la Vida:
Geburah
(Rigor)
Libertad y Conocimiento: 
El 5 es rebelde en su forma de pensar y vivir, no soporta las normas, las leyes o encontrarse encerrado en algún tipo de sistema. Su deseo es la libertad y el romper las barreras convencionales y rígidas preestablecidas. Su energía es muy activa y lo impulsa a realizar cualquier objetivo que desee.

Su verbo es “Moverse” y por lo mismo gusta de los viajes, el descubrir nuevos horizontes, culturas y posibilidades de experiencia.

Es un nómada que lleva en sí el deseo de retornar a sus raíces. Es bastante adaptable y se le facilitan los idiomas. Uno de los grandes errores del 5, por esa vida tan inquieta, es llegar a caer en los abusos de sus sentidos por lo que puede tener una gran propensión al tabaquismo, la droga y el alcohol. Al 5 le gusta la agilidad y la rapidez; debido a ello puede caer en el actuar impulsivo y agresivo por su impaciencia cuando sus acciones se ven demoradas.

Tiene una atracción especial por el aspecto exterior de las cosas por lo que busca la solución fuera de sí mismo. Por ello emprende caminos que lo conducen a ser aventurero y desconfía mucho en el mundo interior y sensible. Siempre está dispuesto a vivir desafíos físicos e intelectuales de un modo entusiasta.

Al ser conciente de su necesidad de introspección y de silencio interior, conecta las energías de su alma, encontrando su propio equilibrio, y se convierte en un ser magnético y seductor, capaz de potencializar lo mejor de sí.

Incluso en su figura, el pentagrama, se devela por primera vez esta necesidad de moverse libremente sin hacer trazo de alguna figura convencional, sea éste un cuadrado o un triángulo. Pues si se toma como origen la punta superior, la conexión con el cielo, haciendo el recorrido a cada uno de los extremos del pentagrama, se puede evidenciar su movilidad, la cual termina nuevamente en la misma punta, en la raíz donde se inició el recorrido. Es el 1 haciendo no sólo un recorrido al otro extremo, como lo representa el 2, sino el 1 moviéndose libremente por diferentes lugares hasta volver a su origen.
Fortalezas:
Libertad, movimiento, cambio.
Orientaciones:
Movilidad, experiencias, búsqueda intelectual.

6
Grafismo:
Su grafismo consta de una única curva que se envuelve sobre sí misma y que se eleva hacia el sol. La base redonda es como un vientre materno, confiable y dulce. Es como un feto replegado en su universo cerrado, que parece quedarse en la imprecisión de sus reacciones sensibles. Su sol está en el vientre y parecería ser un 0 (cero) en su interior, lo que indica que toda la creatividad puede potencialmente desarrollarse dentro de él. Es el 2*3 que se representa con la Estrella de Salomón (dos triángulos unidos), en la que el la punta que está orientada hacia el cielo simboliza la energía masculina y se une con el triángulo cuyo vértice apunta hacia la tierra representando la receptividad y la energía femenina; también representa "lo que está arriba es como lo que está abajo".
Palabras Clave:
Dulzura, ternura, sensibilidad, maternidad, interioridad, amor, responsabilidad, vulnerabilidad, familia, hogar, belleza, creación artística, generosidad, bondad, sacrificio, disponibilidad, sensualidad, ecología corporal, conciencia planetaria.
Clasificación:
Femenino, yin, exterior, agua. Las polaridades masculina y femenina se funden aquí para obtener el equilibrio.
Figura:
            Arbol de la Vida:
Tipheret
(Majestuosidad y belleza)
Armonía, Conciencia y Plenitud:
Es un número que está compuesto por la suma de sus divisores (1+2+3=6) y encierra magníficamente las propiedades del 3 y del 2 (2*3=6). Es decir, que es un número en el que se funden las polaridades femenina y masculina.

Su verbo es “Amar” de forma desinteresada y pura; esto lo demuestra en todos los ámbitos de su existencia en los que siempre busca la paz, el regocijo, el descanso, la ternura y la armonía, enfocando toda su energía hacia el sentir interior, a las emociones.
El 6 se propone “Dar y Recibir” sin distinción alguna, es la seguridad que se encuentra en el vientre materno. Está en busca de complacer a todos y conciliarlo todo a través del Amor, lo que lo puede llevar incluso a realizar su propio sacrificio.

Necesita de un ambiente que lo apoye, sea éste su familia o su comunidad. Y es tan sencillo que su felicidad la encuentra en la belleza, visible o no, de las cosas más simples.

Es muy afectivo y sensible; debido a ello es muy vulnerable por lo que tiende a desestabilizarse emocionalmente. Uno de sus principales problemas es su necesidad de confort, protección y seguridad, lo que pueden hacerlo ver como perezoso y abandonado por su necesidad de hacerse consentir.
Fortalezas:
Conciliación, ternura gratuita, responsabilidad afectiva.
Orientaciones:
Sentiso de la belleza, calor corporal, distensión natural.

7
Grafismo:
Es parecido al número uno; mas su diferencia es que el 7 está menos erguido debido a su ancianidad; su cabeza está inclinada debido al peso de su saber, de sus concepciones mentales y de sus normas morales. La recta superior indica que su mente alcanza la estabilidad y superioridad; sin embargo, su base es frágil y corre el riesgo de caerse. Por su exceso de mentalidad le ocasiona dificultades para vivir la vida material y dejar desarrollar sus sentimientos. Además de la estrella de 7 puntas, este número es también representado por el Candelabro hebreo.
Palabras Clave:
Espiritualidad, séptimo día, número sagrado, Sabbat, descanso, reflexión, misticismo, exigencia, disciplina, perfeccionismo, intelectual, soledad, seriedad, sabiduría, fidelidad, rigidez, sentido estético, religiosidad.
Clasificación:
Masculino, yang, interior, aire.
Figura:
            Arbol de la Vida:
Netzah
(Victoria)
Sabiduría y Trascendencia:
El 7 busca dar la respuesta clave a los interrogantes sobre la existencia y a descubrir las verdades más elevadas. Es un número sagrado que ha sido reverenciado por diferentes culturas como la egipcia, china, hebrea, griega e hindú, entre otras, representando así los diferentes movimientos místicos y la iniciación a la realidad superior. Es un número indivisible y la unión del 3+4, lo que representa el vínculo entre lo humano y lo divino.

Por su capacidad intelectual y mística se convierte en un personaje enigmático, solitario, aislado, poco comunicativo, seco y distante frente a los demás. Siempre está en la búsqueda de la perfección, tanto propia como de quienes le rodean y el medio en el que se desenvuelve.

No soporta la mediocridad, la vulgaridad y la falta de estética en su vida. Puede correr el riesgo de autodestruirse por depresiones que nacen de su búsqueda obsesiva de la perfección.

Representa:
  • Las 7 leyes herméticas
  • Los 7 sacramentos, virtudes teologales, pecados capitales y los sellos del Apocalipsis de la religión católica.
  • La flor de loto con sus 7 pétalos simbolizan las enseñanzas de Buda.
  • Las 7 notas musicales.
  • Los 7 colores del Arcoiris.
  • Las 7 maravillas del mundo.
  • La creación del mundo en 7 días.
Fortalezas:
Reflexión, estudio, meditación.
Orientaciones:
Sentido de la observación, disciplina interior, perfeccionismo.

8
Grafismo:
Las energías circulan en él como dentro de un reloj de arena, con el riesgo de bloquearse en el centro, lugar del plexo solar y las emociones. La curva superior representa el mundo de la mente y el espíritu; la curva inferior representa la estructura de base y el nivel material.
Palabras Clave:
Circulación de energías, el Caduceo (símbolo de Hermes), tierra, talentos, justicia, poder material, poder psíquico, dinero, mando, dominio, creatividad, sexualidad, ambición, audacia, coraje, poder de alquimia.
Clasificación:
Femenino, yin, tierra, exterior.
Figura:

           Arbol de la Vida:
Hod
(Gloria, esplendor, manifestación de la inteligencia perfecta)
Justicia y Equilibrio:
Es un número que representa la justicia y el equilibrio pues cuando se divide por mitad da como resultado 4 y este, a su vez, al volverlo a dividir da como resultado 2. Simboliza la Ley de Causa y Efecto, la cual se produce en forma infinita (si el 8 se inclina representa precisamente el símbolo de infinito).

Este número está vinculado a la Parábola de los Talentos y por ello la casa que rige representa las cualidades que se poseen para transformar la tierra, mas esto tan sólo depende del manejo que se le de al libre albedrío. Es un número de poder psíquico, mental, físico y materia.



Aunque el 8 es un número femenino, posee varias características masculinas que lo hacen complejo. Es audaz, combativo, exigente, estratega, líder y crítico. Y a su vez ordena, consolida, siempre está estructurando de la mejor manera posible su entorno, y protege y gestiona cualquier objetivo que se ha planteado.

Es directo, comprometido, no admite concesiones, le gusta dominar y ejercer el mando para crear y realizar lo que se haya propuesto. Es un juez exigente, incluso consigo mismo. Su apariencia de dureza se desvanece por su fragilidad interior, sus sentimientos y sus afectos. Es bastante generoso y protector.

Su verbo es “Equilibrar” las energías espirituales y las materiales, y esto es precisamente lo que simboliza el Caduceo de Hermes.
Fortalezas:
Energía, control, poder.
Orientaciones:
Producción, perseverancia, solidez.

9
Grafismo:
Está formado únicamente por una curva que se envuelve en sí misma, al igual que el 6, evocando la predominancia de las relaciones con aspectos sensibles y receptivos. Sin embargo, la diferencia radica en que el 9 pone todas sus energías a nivel de la cabeza, de la mente. La poca estabilidad que tiene en su base indica un desequilibrio entre su ideal, su imaginación y sus sueños frente a la dificultad de transformarlos en algo concreto.
Palabras Clave:
Sabiduría, apertura de conciencia, misticismo, imaginación, creatividad, sensibilidad, ideal, amor universal, humanismo, compasión, servicio, generosidad, libertad, intuición, canal cósmico.
Clasificación:
Masculino, yang, interior, fuego.
Figura:
            Arbol de la Vida:
Yesod
(Fundamento, Tierra)
Servicio y Liberación:
Este número representa la culminación de los esfuerzos y propone una mirada más amplia al futuro para el ingreso a un ciclo superior. En él converge toda la experiencia y sabiduría de los números anteriores y propone ir más allá de los límites hasta el momento establecidos.

El 9 es el número de apertura de la mente y del espíritu, altruista, con vocación humanitaria, siempre en busca de auxiliar a quienes lo necesitan. Es sensible, receptivo y reflexivo.

El 9 es el resultado de 3*3 y por ende se representa con 3 triángulos perfectamente encajados que dan como resultado una estrella de 9 puntas. Esta representación significa que puede transmutar su poder de creatividad, su sensibilidad artística y sus dones de comunicación con los mundos superiores, con lo No-manifestado y las energías cósmicas.

Cualquier número que se multiplique por 9 da como resultado una cifra que al reducir sus dígitos nuevamente retornan al nueve:

9*2 = 18 = 1+8 = 9
9*3 = 27 = 2+7 = 9
9*5 = 45= 4+5 = 9, etc.

Así mismo, cualquier número que sea sumado al nueve permanece sin alteración alguna:

9+8 = 17 = 1+8 = 8
9+4 = 13 = 1+3 = 4
3.558 + 9 = 3.567
(La reducción de 3.558 es 3+5+5+8 = 21 = 3)
(La reducción de 3.567 es 3+5+6+7 = 21 = 3)

También si se mira la suma de todos los números del 1 al 9 da como resultado un múltiplo de 9:

1+2+3+4+5+6+7+8+9 = 45 = 4+5 = 9

Es por esta razón que al 9 se le considera como el más estable y respetuoso de todos los números primos, e incluso el más poderoso pues es indestructible; es el número de gran poder que se relaciona con lo terrenal, así como con todo lo oculto.
Fortalezas:
Ideal, vocación social y humanitaria, apertura a los grupos.
Orientaciones:
 
Intuición, sensibilidad, sabiduría. 

0 comments:

Publicar un comentario en la entrada